Alcachofas al horno con jamón y bechamel

Cómo preparar unas alcachofas al horno. Las recetas con alcachofas nos encantan, al horno, rebozadas, a la brasa, hay un sinfín de recetas para chuparse los dedos y ésta, es una más que no podía faltar.

Para preparar esta receta sólo necesitamos hacer una bechamel a la que añadiremos los tropezones que queramos, desde un poco de jamón a unos trozos de pescado o marisco.

Se cree que las alcachofas son originarias de Egipto o el norte de África, de ahí que su cultivo se produzca principalmente en la zona mediterránea, siendo España uno de los mayores productores.

La palabra alcachofa deriva de un término árabe que significa “lengüetas de la tierra“, referido a la peculiaridad de sus hojas, y a ellos se debe la expansión de su cultivo por Europa. Posteriormente los griegos y romanos propagaron su fama como alimento afrodisíaco, lo que favoreció e incrementó su empleo culinario.

La variedad más cultivada en España es la alcachofa Blanca de Tudela, de forma redondeada, pequeño tamaño, con las hojas centrales muy compactas y de color verde. La parte comestible es la inflorescencia, conocida como “corazón de la alcachofa” y el verde claro brillante será el indicador de su frescura. La alcachofa suele ser recolectada durante dos temporadas, una que suele comenzar sobre el mes de octubre y otra en primavera, de marzo a junio. No soporta las altas temperaturas, por ello nunca se cultiva en verano.

El mayor componente de la alcachofa es el agua, seguido de hidratos de carbono y fibra. Contiene cantidades medias de proteínas comparándolas con otras verduras e insignificantes de grasas, lo que la convierte un alimento muy socorrido para dietas de adelgazamiento.

En esta receta las he combinado con una rica bechamel aromatizada con jamón ibérico que le proporciona un sabor suave, os aseguro que saldrá perfecta con los pasos que os presento. Receta llena de colorido y súper sabrosa, siempre ¡de rechupete!

Source link