Almejas con patatas. Guiso marinero

Cómo preparar unas almejas con patatas. En casa siempre nos apetece comer de cuchara, da igual la fecha del año, somos guisandeiros… como esas patatas guisadas que hacía mi tía, sólo de pensarlo se me hace la boca agua.

Voy a preparar una receta con patatas que quita el frío y las penas: “almejas con patatas”, para entrar en calor. He entrado por la puerta de casa y todavía no siento los dedos de los pies, pero ya tengo todo lo necesario para empezar a cocinar. Se trata de un guiso muy sencillo y tradicional. Con ingredientes básicos.

A ver, cocinar con buenos ingredientes sí, pero no hace falta vaciarse el bolsillo para comer rico, variado y sano, con las almejas pasa lo mismo, tenéis distintas clases, que van desde la fina, la babosa, la rubia y la japónica. Cada una con una talla y precio, elegid según vuestra economía. Además los guisos, solamente con la cantidad de tiempo que pasas en la cazuela cocinándose lentamente, ya están de toma pan y moja.

Así que ya sabéis, en rechupete apostamos por las recetas anticrisis, pero con mucho sabor y muy buen humor. Os recomiendo comerlas crudas o a la plancha, almejas a la marinera o con unos fideos, a la malagueña, con unas fabes, o quizás las más sencillas, almejas al vino blanco, podemos servirlas en platos fríos o bien cocinarlas en forma de guiso como la receta de hoy.

La patata, esta sí que tiene que ser rica. Pedid al frutero que os de una buena para guisar. Lo que más me gusta de este guiso es meter la cuchara con la patatita humeante y sentir que se hace mantequilla en la boca. Sólo de pensarlo ya se me va quitando el frío.

Es un plato que podéis preparar para cualquier reunión de amigos, porque seguro que os deja en muy buen lugar. Tardareis muy poco en prepararlo y así tenéis tiempo de arreglaros y no ir atropellados  antes de recibir a vuestros invitados. Eso sí, antes de servirlo, lo ponéis unos minutos a fuego bajo y al primer hervor, lo retiráis y a la mesa.

Antes de cocinar las almejas

Esta receta es muy sencilla, aunque es importante elegir bien el ingrediente principal: las almejas.

  1. Es fundamental quitar bien la arena que suelen traer las almejas para que no sea molesta y no nos estropee la receta.
  2. Conviene tenerlas unas tres horas antes de cocinarlas en una cazuela o recipiente grande de plástico. Debemos añadirles agua, un buen puñado de sal gruesa y cambiarles tres o cuatro veces el agua. Las almejas beben y suelen soltar bastante arena, no os asustéis porque es señal de que la almeja es de buena calidad.
  3. Intenta comprar las almejas vivas y cocinarlas el mismo día que vas a tener en la comida o cena que vayas a preparar. Así aprovechas la buena calidad de la almeja y a la hora de comer estará en su punto.
  4. Las dejamos en la nevera. Cuando vayamos a cocinarlas, las escurrimos y volvemos a lavarlas. Os aconsejo que cuando vayáis a ponerlas en el guiso con las patatas, las que no se abran y las que estén rotas las tendremos que tirar.

Preparación del guiso marinero

  1. Preparamos los ingredientes. Lavamos y picamos las cebollas, cortamos los ajos en láminas, pelamos y cortamos en cuadrados las patatas. Por último lavamos y picamos el pimiento rojo en cuadrados pequeños.
  2. En una cacerola ponemos un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra. Añadimos las cebollas para que vayan pochando. Cuando estén transparentes incorporamos el ajo y dejamos que se rehoguen un par de minutos.
  3. Añadimos las patatas (elegid una patata que sea para guisar, para que al comerla quede como mantequilla en el paladar) y espolvoreamos un poco de perejil fresco. Vertemos el vino blanco y rehogamos con el ajo y la cebolla.

Preparación de las almejas con patatas

  1. Cuando el ajo coja color dorado, vertemos agua hasta cubrir y dejamos que cueza a fuego medio hasta que la patata esté tierna, que se pueda pinchar con facilidad sin romper.
  2. Dependiendo del tipo de patata, el tiempo de cocción puede durar entre 15 y 25 minutos.  Debemos probar casi al final que la patata esté completamente tierna. Antes de añadir las almejas.
  3. Salpimentar al gusto y, si fuera necesario, añadir más agua caliente al guiso para que no se seque.
  4. Añadimos el pimiento y unos 5 minutos después echamos las almejas y las hebras de azafrán. Removemos, corregimos el punto de sal si fuese necesario.
  5. Dejamos que siga guisándose hasta que las almejas abran y estén en su punto. No queremos más cocción de la necesaria, no queremos estropear las almejas.
  6. Ya casi al final, añadimos el perejil picado y servimos al momento con mucho pan, la salsita está de rechupete.
  7. Como decimos con otros guisos, se pueden añadir otros mariscos o pescados a vuestro gusto. Os dejo con este sencillo guiso marinero de almejas que si quieres puedes enriquecer con sepia, calamares o mejillones.

Una receta barata, digestiva y riquísima. Esta receta, como tantas otras, es perfecta para cocinar para uno solo, para dos o toda la familia.

No dejéis de disfrutar de todas las recetas de pescado y marisco que tenemos en el blog. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Source link