Red Velvet cake o Tarta terciopelo rojo

Cómo hacer Red Velvet Cake o Terciopelo Rojo. No os podréis quejar, se acerca San Valentín y os estoy dando un montón de ideas para quedar mejor que bien.

Es verdad que es una fecha meramente comercial pensada sólo para consumir, recordad que “el amor se demuestra todos los días y no sólo en una fecha en concreto”. Pero como ese día no le regaléis algo a vuestra mujer o novia… seguro que la cosa no acaba muy bien. Qué mejor que entrar en la cocina y preparar un desayuno especial, una comida de no olvidar o una cena de infarto.

La receta de hoy es una idea para el postre, una tarta que siempre me ha llamado la atención, un bizcocho de tono rojo intenso y aterciopelado llamado Red Velvet. Se trata de una tarta con capas, que tradicionalmente se acompaña con glaseado de mantequilla o queso entre sus capas y como decoración exterior.

Investigando un poco sobre cual podría ser su procedencia me encuentro que tiene un origen confuso. Se dice que en torno a los años 50 en Nueva York estaba en la carta de postres del Hotel Waldorf Astoria. Cuando una clienta impresionada por el sabor de este pastel solicitó la receta, el chef se la cedió amablemente además de añadirle a su cuenta el coste desorbitado de la fórmula del famoso pastel. La clienta indignada decidió hacerla pública con la intención de hacerla popular, dejando así al descubierto una de las señas de identidad del famoso hotel.

En Canadá fue un postre muy conocido en los restaurantes de la cadena Eaton en torno a los años 40 y 50. Su dueña, la Sra. Eaton, hizo creer que el pastel era de su invención rodeándolo de misterio, obligando a sus empleados a guardar silencio sobre los ingredientes y la preparación de esta tarta.

Existe otra versión que me parece la más creíble, que asegura que fue en la época de racionamiento durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la necesidad obligó a los panaderos a emplear el jugo de remolacha cocida para mejorar el aspecto de sus pasteles, siendo este el origen de la Red Velvet. En cualquier caso esta receta vio relanzada su popularidad en 1989 gracias a la película Magnolias de Acero que contaba con un pastel de bodas Red Velvet con forma de armadillo.

Actualmente todas las recetas utilizan colorante rojo para darle su tono, pero también hemos de tener en cuenta que la reacción entre el ácido del vinagre y el suero de leche del buttermilk, tiende a hacer aparecer el rojo antocianina en el cacao, manteniendo además el bizcocho húmedo, suave y esponjoso.

Entre todos los ingredientes el que quizá nos llame un poco la atención por ser poco habitual en la gastronomía española es el buttermilk. No es más que suero de mantequilla, producto lácteo muy empleado en repostería en EEUU y Europa. Espero que os guste y os animéis con esta receta.

Source link